La calabaza es un alimento que cada vez tiene más aceptación en nuestros menús, y en gran medida esto se debe a sus propiedades nutritivas. Consigue aportar muchos beneficios a la salud. Si quieres saber por qué deberías incluirlo en tu dieta, a continuación te detallamos qué nutrientes tiene la calabaza.

Se trata de un vegetal muy común de cultivar, que surge de una planta que se arrastra en el suelo como ocurre con otras plantas como los melones. Por lo general suele tener un color amarillo o anaranjado. Las semillas que encontramos dentro cuentan con grandes dosis de vitaminas, minerales, proteínas y ácidos grasos omega 3.

Beneficios de la calabaza

Este vegetal cuenta con muchas vitaminas antioxidantes como son la vitamina A, vitamina C y la vitamina E. La primera se trata de un gran antioxidante natural, esencial para el organismo para otorgarle una mejor salud a las membranas mucosas, los ojos y la piel. Distintas investigaciones han demostrado que los productos ricos en vitamina A contribuyen a que el cuerpo esté más protegido contra el cáncer de pulmón. También tiene muchas vitaminas del complejo B, como la tiamina, piridoxina, niacina, ácido fólico y ácido pantoténico, sin olvidarnos de su alto contenido en minerales como el calcio, fósforo, potasio y cobre.

En lo que se refiere a las semillas de calabaza, destacan sobre todo por tratarse de grandes fuentes de fibra y ácidos grasos monoinsaturados, ideales para mejorar la salud del corazón. 100 gramos de estas semillas aportan 560 calorías, 30 gramos de proteínas, 110% del hierro necesario y 71% de zinc, entre otras cosas.

Si por algo se recomienda ingerir la calabaza es por las pocas calorías que contiene. Además no cuenta con grasas saturadas ni colesterol. Se presenta como el alimento perfecto para aquellas personas que deseen mantenerse en forma o que busquen perder peso. Una vez que conoces los nutrientes de la calabaza, ¿crees que empezarás a consumirla con más regularidad?

Como otras tantas frutas y verduras la calabaza es imprescindible en una dieta para perder peso. Es rica en fibra, lo que reduce el ritmo de la digestión. ¿La consecuencia? Nos sentimos saciados más rato, así que comemos menos. Además aporta pocas calorías, y tiene un elevado porcentaje de agua.

Prevención y tratamiento de enfermedades

Otro punto a favor de la calabaza es que nos ayuda a mejorar el sistema inmune, manteniéndonos a salvo de infecciones, virus o enfermedades infecciosas gracias a la vitamina A. La vitamina C hace que nos recuperemos antes de los constipados, y el aceite de calabaza también ayuda en infecciones provocadas por hongos o bacterias. Estas vitaminas son clave en la lucha contra los radicales libres que provocan el cáncer, y el beta-caroteno reduce el riesgo de padecer un cáncer de próstata o de pulmón. Hablamos ahora de la importancia de la calabaza para acabar con los parásitos del intestino como la tenia o las lombrices, ya que las pepitas de calabaza ayudan a destruirlos. También hay estudios que entre las propiedades de la calabaza incluyen el tratamiento de la diabetes. La calabaza no solo reduce los niveles de glucosa en sangre, también mejora la tolerancia a esta y hace que el cuerpo genere más insulina de forma natural.

Buena para la vista

Una de las características de la calabaza es su color naranja. Pues bien, ese rasgo tan identificativo se debe al beta-caroteno, que en el cuerpo de se transforma en vitamina A. Esta vitamina ayuda a la retina en la absorción y procesamiento de la luz, y en una sola taza encontramos un 200% de la cantidad diaria recomendada de vitamina A. Pero esto no es todo, en la calabaza también están la luteína y la zeaxatina, dos antioxidantes que se asocian a la prevención de trastornos oculares como las cataratas y que se cree que podrían ralentizar el desarrollo de la degeneración macular.

Es rica en hierro

Hay que destacar la importante aportación de hierro que supone la calabaza, lo que permite una mejor regulación en el suministro de sangre del cuerpo y en la producción de nuevos tejidos sanguíneos. El hierro mantiene los niveles de sangre necesarios, proporcionando energía a todo el cuerpo por lo que es recomendable para personas con anemia o tras donar sangre.

Las semillas, un superalimento

Aunque contienen minerales como el zinc, selenio, cobre o magnesio el punto fuerte de las semillas de calabaza son el ácido oleico y la vitamina E; sin olvidar los fitoesteroles naturales que se utilizan para tratar enfermedades de próstata, vejiga o intestinales, además de reducir el colesterol. Incluso se dice que previenen el déficit de testosterona, mejorando el deseo y la salud sexual de los hombres. Se pueden consumir en aceite, crudas, tostadas o en puré.

Ayuda a dormir mejor

El tripófano es un antidepresivo. El organismo lo convierte en serotoninia y niacina, lo que mejora el estado de ánimo. También nos sentiremos mejor si dormimos bien, para lo que este aminoácido es esencial. La calabaza y sus semillas ayudan a mejorar la calidad del sueño, sintiéndonos con más energía al despertar.

Propiedades nutricionales de la calabaza

Si bien su valor nutritivo es ciertamente escaso, la importancia de la calabaza estriba en que aporta vitaminas antioxidantes (como la C, A y E), además de magnesio, potasio, fósforo, hierro y calcio.

Como indicamos al comienzo de esta nota, la calabaza es una fuente interesante de fibra, que además de producir saciedad, resulta muy digestiva, teniendo asimismo un efecto diurético que, en sí, ayuda a regular el nivel de glucosa en la sangre. Además sus semillas son ricas en cinc, por lo que pueden ser utilizadas tanto para reforzar el sistema inmunitario como para expulsar parásitos intestinales.

Información nutricional de la calabaza

Calorías
25 kcal
Proteínas
1 gr
Hidratos de Carbono
5 gr
Grasas totales
0,1 gr
Colesterol
0 mg
Vitaminas
Minerales
Vitamina A
100 ug
Potasio
383 mg
Vitamina B1
0,05 mg
Calcio
22 mg
Vitamina B2
0,09 mg
Fósforo
44 mg
Vitamina B3
0,4 mg
Magnesio
8 mg
Vitamina C
5 mg
Hierro
0,8 mg
 

Como vemos, se trata de un alimento sumamente delicioso, a la par que saludable. ¿Alguna excusa para no disfrutar de todas sus propiedades nutritivas?. Nos encontramos, además, ante un alimento muy versátil que puede utilizarse en recetas dulces o saladas.