Nuestros productos

Recomendamos

Certificado de conformidad

Los alimentos que hoy decimos que son "certificados orgánicos" son considerados por muchos de los consumidores como algo especial, hasta diríamos de lujo, sin darnos cuenta que hace un centenar de años estos productos eran los únicos que alimentaban a la humanidad. Es la industrialización que impuso rápidamente el uso de fertilizantes químicos para acelerar el crecimiento de las plantas, insecticidas sintéticos para combatir las plagas, herbicidas sintéticos para erradicar las hierbas malas, hormonas para estimular el crecimiento de los animales y antibióticos para evitar las infecciones. Todo eso lo conocemos hoy bajo el término de "producción convencional" y no de "producción biológica". Esta última implica el uso de fertilizantes naturales para abonar el suelo y las plantas, pesticidas de origen natural o capturas para combatir las alimañas, la eliminación mecánica de las hierbas malas, nutrir los animales con forrajes biológicos asegurándoles la posibilidad de pastar al aire libre y balancear su alimentación. Además, los alimentos biológicos excluyen los OMG (Organismos Genéticamente Modificados). En pocas palabras, no se trata de nada especial, simplemente los alimentos se cultivan de un modo natural.
*Publicado en la revista Regal, junio 2017